UNA BUENA ACTITUD ES LA CLAVE DEL ÉXITO

PALMARES

 

  • Campeón de Europa de Duatlón
  • Subcampeón del Mundo de Duatlón
  • Campeón de España de Atletismo
  • Campeón de España de Natación (4 veces y subcampeón 1 vez) – Subcampeón de España de Acuatlón
  • Subcampeón de España de Triatlón.
  • 6º en Serie Mundial de Triatlón en Canadá.
  • 2 medallas de oro en campeonato internacional de natación.
  • 1º en Meeting internacional de atletismo.

Empecé a entrenar la natación (con el objetivo de competir) en 2014.

Este deporte me ha acompañado desde pequeño por lo que cuando comencé a competir mi proyección fue muy rápida. En mi primera temporada y con 16 años ya era Campeón de España absoluto.

En 2016 tome la decisión de cambiar la natación por el triatlón, convirtiéndolo en mi deporte principal.

Como el triatlón une tres disciplinas en una (natación, ciclismo y atletismo) me permite competir en esas disciplinas de manera individual sin verse apenas alterada mi rutina y mis objetivos de entrenamiento como triatleta.

Además, también participo en Travesías a nado, carreras populares, maratones…

MI HISTORIA

Nací el 17 de Diciembre de 1998 en Chiclana de la Frontera (Cádiz), actualmente tengo 18 años. Desde pequeño siempre he tenido muy claro lo que quería ser de mayor, Militar y jugador de waterpolo. Hice todo lo posible para conseguir mis objetivos, pero el 10 de julio de 2012 todo cambio.

Ese día me opere de un ependimoma (tumor benigno) en la medula espinal. Tumor que fue descubierto de casualidad al realizar una resonancia en la espalda ya que me hice daño entrenando.

Nos dijeron que sería una operación fácil, sin ninguna complicación pero que tenía que ser lo antes posibles porque cuanto más tardara en operarme más complicada se haría la operación ya que este tipo de tumores crece muy rápido. Nos lo explicaron de tal forma que yo no tenía ningún miedo a la operación.

Lo que paso ese día no tuvo nada que ver con lo que nos explicaron. Al quitar el tumor me dañaron la medula espinal de tal forma que quedaría en una silla de ruedas de por vida. Esta noticia me la dieron en la ucip y de una manera muy brusca, las palabras textuales fueron: “si en 72 horas no has vuelto a mover las piernas estarás en silla de ruedas para toda tu vida”. Fueron unas durísimas palabras para un niño de 13 años y las cuales destrozaron a mis padres. La verdad es que a mí no, simplemente porque estaba tan aturdido debido a la fuerte medicación que ni me lo creía, estaba en mi mundo. Cuando pasaron los días, las semanas y los meses me di cuenta de que aquellas palabras no eran para nada una broma. Mi vida había cambiado totalmente.

Dos semanas después de la operación mi madre exijo que me derivaran al hospital nacional de parapléjicos, en Toledo. Allí estuve hospitalizado un largo año. Me fui con mis padres dejando en Chiclana a toda mi familia, incluida a mi hermana mayor.

Fue un año con pocos momentos de felicidad, pero a la vez, muy enriquecedor. En ese año aprendí mucho. Me cambio la forma de ver la vida. Las cosas que antes de la lesión me parecían un enorme problema pasaron a ser simples tonterías que no merecían la menor preocupación. Me hizo ver que por mucho que planifiques tu vida nunca sabes lo que puede pasar y que hay que disfrutar lo máximo posible.

Llegue a Chiclana en julio de 2013 y ese mismo verano me prepare todas las asignaturas del curso perdido. Me presenté a las recuperaciones de 3o de la eso bilingüe y aprobé todas las asignaturas con tan solo un mes de estudio. Pasé a 4o de la eso con todos mis antiguos compañeros y pude afrontarlo bien, aunque tuve el apoyo de pocos amigos en un momento crucial ya que me estaba adaptando a mi nueva situación en mi casa.

Soy un chico al que le gusta ponerse metas y objetivos y después de concienciarme de que no podía ser militar ni jugar al waterpolo busque nuevas
metas. Esta vez fueron estudiar administración y dirección de empresa y convertirme en nadador.

En 2015 entre en primero de bachillerato y empecé a entrenar en la disciplina de natación. Aunque me costó mucho empezar ya que era nadador desde los 5 años y al verme de nuevo en el agua y sin poder nadar como antes me traumatice. Poco a poco lo fui superando con la ayuda de mi familia y los entrenamientos fueron subiendo de intensidad, tanto que en 2015 llegué a obtener las mínimas para ir al campeonato de España de natación adaptada. Gane un oro, una plata y un bronce. Fue uno de los momentos más felices de mi vida.

Al terminar la temporada logre obtener 5 medallas de campeonatos de natación de España absolutos y además logre entrar en el equipo de jóvenes promesa de la federación española de natación.

Paralelo a las competiciones termine el curso de 1o de bachiller con un 8,5 de nota media.

Ese verano también empecé a nadar en mar abierto. Llegando a nadar 4.500 metros sin parar. Entonces me ofrecieron entrar en un club de triatlón de mi pueblo y acepte sin pensármelo dos veces. Además, también entre en un grupo de amigos a los que le encanta este deporte.

Después de una larga y costosa búsqueda de los materiales necesarios (Handbike o bicicleta de manos y silla de atletismo) comencé a entrenar la nueva disciplina.

Me gustó tanto y se me da tan bien que en poco tiempo sustituyo a la natación. El triatlón se ha vuelto mi deporte principal, en el que he destacado nacional e internacionalmente en muy poco tiempo. Deporte que me hace despertar cada día con una sonrisa y con ganas de comerme el mundo.

A día de hoy, con mi discapacidad estudio la carrera de Administración y Dirección de Empresa y entreno triatlón a nivel de competición.

Para finaliza me gustaría decir que no hace más el que puede, sino el que quiere y que la mayor limitación que podemos tener esta en nuestra cabeza.

Hay muchas personas que aun teniendo más facilidades que yo, no son felices y no hacen ni la mitad de las cosas que hago yo.

Si yo estando en una silla de ruedas puedo ser feliz, estudiar, salir con mis amigos, hacer deporte… ¿Por qué no vas a poder tú?

La vida es un regalo y es nuestra obligación disfrutarla día a día. Es cierto que puede que algunos momentos se tiñan de gris, ¡pero nosotros mismos podemos darle color! Si le sonríes a la vida, esta te devolverá la sonrisa.

Como siempre digo:

UNA BUENA ACTITUD ES LA CLAVE DEL ÉXITO